Cámaras

La gama más alta de cámaras digitales está dirigida a la cinematografía digital. Todos los conceptos que se han presentado en las secciones anteriores —resolución espacial y temporal, rango dinámico, curvas de gamma logarítmicas, espacios de color, etc.— se ven reflejados en estas cámaras que son con las que se produce el cine de ficción de alto presupuesto. Se han diseñado para obtener el máximo nivel de calidad posible. En cuanto a su ergonomía o su operatividad, están pensadas para que sea un equipo de personas las que las opere, no un único operador. Varios fabricantes tienen productos dirigidos a este segmento de mercado: Arri, Red, PanavisionSony, Panasonic, Aja, Canon, Kinefiniti y Blackmagic son los más relevantes.

 

Cámara Arri Alexa XT

Cámara de cinematografía digital Arri Alexa XT. Fuente: Arri.

 

Para grabaciones con altas frecuencias de fotogramas encontramos la Phantom Flex de Vision Research, capaz de grabar 1.000 fps en 4K.

 

Cámara Phantom Flex4K. Fuente: Vision Research.

Cámara Phantom Flex4K. Fuente: Vision Research.

 

Otros modelos de cámara 4K están orientados a la producción de documentales de alta calidad y a la televisión Ultra HD. Estos equipos son la actualización de las antiguas cámaras de hombro de televisión para periodismo electrónico (ENG, Electronics News Gathering) y documentales. Actualmente pueden tener un tamaño menor o incluso no tener soporte para apoyarlas en el hombro, pero siguen conservando ese espíritu de cámara más ligera que puede ser operada por una sola persona. No ofrecen los mismos niveles de calidad que las cámaras de cine digital pero cumplen con los estándares profesionales de la televisión (broadcast).

 

Cámara Arri Amira

Cámara Arri Amira, orientada a producción de documentales y televisión en 4K. Fuente: Arri.

 

En este tipo de cámaras es importante la robustez (porque van a recibir un uso muy intensivo) y la ergonomía operativa. Algunos equipos incorporan la opción Pre-Record, muy interesante para deportes y documentales puesto que permite empezar a grabar unos segundos antes de pulsar el botón. Para este segmento de mercado encontramos cámaras de los fabricantes especializados en cine, como Arri o Red, y también de otras marcas con una gama más amplia de productos como Sony o Canon.

La producción de eventos deportivos en directo siempre ha sido un campo de experimentación donde probar las nuevas tecnologías de la imagen. Durante el Mundial de fútbol de Brasil 2014 se hicieron las primeras retransmisiones 4K con las cámaras Sony F55, un modelo que puede servir tanto para cinematografía como para cámara de estudio de televisión o producción de documentales. En 2015, Sony lanzó un nuevo equipo dirigido al mercado profesional de la televisión Ultra HD, el HDC-4300, versátil para directos, cámara de estudio o ENG.

 

Cámara Sony HDC-4300

Cámara Sony HDC-4300 para producción de TV en 4K. Fuente: Sony

 

Hay una nueva categoría de producto que se ha hecho muy popular en los últimos años y que es una evolución de las cámaras fotográficas réflex DSLR. Podemos clasificar estas cámaras como de cinematografía indie. En cuanto a ergonomía, no se adaptan bien al periodismo electrónico ya que requieren muchos accesorios que hace difícil y delicada la operación. Ahora bien, tienen sensores grandes de 35 milímetros (full frame), baja profundidad de campo y se consigue la apariencia visual que dan las cámaras de cine, lo que se conoce en inglés como cinematic look. De las que graban en 4K podemos destacar la Sony Alfa 7S, la Canon 1D C y la Panasonic Lumix GH4.

 

Cámara Canon 1 DC

Cámara Canon 1 DC. Fuente: Canon.

 

En una gama de producto más económica encontramos las minicámaras o cámaras de mano. Muchos fabricantes están sacando al mercado cámaras 4K destinadas al mercado del vídeo que no cumplen los estándares del cine digital o del mercado profesional de la televisión. Este salto se refleja en el precio de los equipos, mucho más asequibles, y en los códecs que utilizan. Para reducir la tasa de transferencia y poder grabar en las tarjetas SD se recurre al submuestreo de color y a la compresión. Siempre que el color se submuestrea a 4:2:0, la señal queda fuera de las normas profesionales de producción. Otro indicador es el flujo de transferencia del códec de grabación. Cuando el flujo de transferencia es bajo (por ejemplo 100-200 Mbit/s en 4K) se trata de un códec de calidad semiprofesional, prosumer, doméstico o como se quiera denominar esta categoría. En la siguiente figura podemos ver una cámara de JCV, la GY-HMQ10U, que graba 4K en tarjeta SD con una tasa de transferencia de 144 Mbit/s.

 

Cámara de mano JCV GY-HMQ10U

Cámara de mano JCV GY-HMQ10U. Fuente: JVC

 

Otra categoría muy interesante que ha irrumpido en el mundo del 4K es la de las minicámaras de acción y las cámaras de los teléfonos móviles. Se utilizan para grabar clips cortos de  gran espectacularidad o para grabar escenas de acción como complemento de otras cámaras de cine digital o de broadcast. La GoPro Hero 4 Black Edition es una minicámara 4K muy ligera que puede tener este tipo de uso complementario como cámara de acción. Graba internamente en una tarjeta SD utilizando un códec con mucha compresión y tiene una óptica fija gran angular. Puede resultar muy útil para volar en un dron, lanzarse por un precipicio o en cualquier situación de riesgo a donde no se puede llegar con una cámara profesional.

 

Cámara de acción GoPro Hero 4.

Cámara de acción GoPro Hero 4. Fuente: GoPro.