Profundidad de color

Otro indicador fundamental de la calidad de una imagen digital es la profundidad de color (color depth) o profundidad de bits (bit depth), que indica la cuantificación de la señal, es decir, cuántos bits se utilizan para describir cada píxel.

Con este dato se expresa cuántos valores distintos de brillo y color están disponibles para codificar la imagen.

 

Escala de grises con 1,2,4 y 8 bits de profundidad de color.

Escala de grises con 1,2, 4 y 8 bits. Fuente: Johnpaulcaponigro

 

La profundidad de color mínima en los equipos profesionales es de 8 bits por cada componente RGB, pero actualmente, ya sea en fotografía, en vídeo o en cine digital, se pueden utilizar 10, 12 o incluso 16 bits para cada canal RGB.

Estos valores permiten aumentar la gama de colores hasta niveles iguales o superiores a los que puede percibir el ojo humano y superiores también a los sistemas de monitorización de los que disponemos en los ordenadores.

Este incremento de la capacidad de codificación de los matices de brillo y color se aprecia en la representación de degradados evitando los artefactos conocidos como color banding.

 

Efecto banding en un degradado esférico a 8 y 24 bits

Efecto color banding. Fuente. Wikipedia