Corrección de gamma en las pantallas HDR

El proceso de corrección de gamma en monitorización se denomina Electro-Optical Transfer Function (EOTF) y proviene de los tiempos de los televisores de tubo (CTR). Todas las pantallas actuales siguen las recomendaciones BT-709 y aplican una corrección de gamma de 2,4, un procedimiento con muchas limitaciones que ya no tiene cabida en el mundo Ultra HD y el HDR.

En captación se utiliza una curva inversa, la Opto-Electronic Transfer Function (OETF). Las OETF son las curvas de gamma que utilizan los fabricantes de cámara para maximizar el rango dinámico en captación (curvas log) o para generar directamente imágenes procesadas listas para la emisión (curva de gamma estándar BT-709).

 


Corrección de gamma en captación y en monitorización
EOTF Electro-Optical Transfer Function Corrección de gamma en monitorización. Es una función que asigna un nivel de brillo en el monitor a cada valor de codificación digital.
OETF Opto-Electronic Transfer Function Curva de gamma que se aplica en la cámara. Es una función que asigna un valor de codificación digital a los distintos niveles de brillo de la escena que la cámara está captando.

 

En el siguiente gráfico se pueden comparar las propuestas de OETF que han planteado Dolby (Dolby-Vision) y la BBC (HLG HDR) con la curva BT-709. Se puede observar cómo la curva BT-709 se rompe en las altas luces y como las nuevas propuestas corrigen este problema.

 

Comparación de las curvas OETF de BT-709, BBC y Dolby

Curvas OETF para HDR. Fuente: Borer 2014

 

La cuestión que se plantea para las nuevas pantallas HDR es definir una curva estándar EOTF que aproveche toda la capacidad de representación del alto rango dinámico y deje atrás las limitaciones de la norma BT-709. Esta tarea se está abordando en las organizaciones internacionales de normalización técnica como SMPTE, ISO o ITU, entre otras.

La estandarización de una curva EOTF que se integre en todas las pantallas es un paso previo fundamental para la implantación de la tecnología HDR. Todas las pantallas se han de comportar igual independientemente de la marca y el fabricante. De esta forma los proveedores de contenido y los fabricantes de cámaras pueden preparar el material para estos dispositivos.