Formatos y códecs

Una de las cuestiones que comúnmente se plantean en el ámbito audiovisual es si son necesarios ciertos códecs para trabajar en 4K o HDR.

A decir verdad, la respuesta es abierta ya que, aunque muchos parámetros de la codificación son independientes de la resolución espacial o del rango dinámico, otros como la profundidad de bit sí son necesarios a la hora de una codificación en HDR.

El término códec, abreviatura de ‘codificador’ y ‘descodificador’, es una especificación que se ocupa de la conversión de una señal de vídeo o audio en datos digitales. La información resultante se guarda en un ‘formato’ y se utilizará para la difusión o almacenamiento de esa señal. El dispositivo receptor deberá conocer el códec para poder descodificarlo y presentar las imágenes o los sonidos.

En esta sección vamos a repasar en primer lugar unas cuestiones básicas de la codificación de vídeo, como el submuestreo de color, la compresión y el flujo de transferencia, conceptos todos ellos imprescindibles para hacer una aproximación a los formatos y códecs Ultra HD. A continuación, se presentan las diferencias entre los archivos raw y los de imagen procesada y se definen los formatos contenedores. Por último, se propone una clasificación de los códecs más utilizados en los entornos profesionales de producción y difusión. Es una clasificación más bien teórica y con finalidad docente, puesto que, en la práctica, las opciones de exportación que ofrecen los sistemas de captación y postproducción son una lista infinita de variables que se combinan de todas las formas posibles. Cuando se trabaja con los estándares de alta calidad de producción profesional, la lista de formatos válidos para Ultra HD es más reducida. Hemos elaborado una tabla con las características técnicas de los formatos más habituales en la profesión que se puede descargar en 709MediaRoom.