‘Software’ para la postproducción 4K

Para el desarrollo de esta sección hemos considerado las siguientes categorías de software:

Casi todos los programas profesionales de edición y postproducción pueden trabajar en 4K. Es necesario comprobar que los códecs están soportados por cada uno de los sistemas pero, en principio, con un hardware adecuado, se puede crear y editar un proyecto en 4K.

Para conseguirlo, los programas juegan con dos estrategias que se pueden combinar entre sí:

  • Bajar la calidad de la monitorización. Si el monitor que está conectado al sistema es HD, no es preciso mostrar toda la resolución del material. No se verá el 4K pero el equipo irá mucho más ligero.
  • Trabajar con un proxy, es decir, hacer una transcodificación de calidad más baja para los ‘previos’. La mayoría de los programas hacen un proxy en HD.

Con estos dos parámetros unidos, en montaje estaremos trabajando con un proxy HD y viendo el resultado en un monitor, también en HD. Solamente se utiliza la potencia del 4K en el momento de hacer el render para la codificación del máster. Como la gran mayoría de los monitores no son 4K, tampoco hay una merma de calidad de trabajo puesto que no se puede ver toda la resolución espacial del 4K.

De esta forma, es normal que los programas de edición de vídeo no tengan dificultades para soportar una línea de tiempo 4K porque en realidad están operando en una calidad más baja. Esto ocurre no solamente con los programas para la edición offline sino también en online y corrección de color.

 

Creación de una nueva secuencia en 4K con los códecs de RED en Premiere Pro CC 2015.

Creación de una nueva secuencia en 4K con los códecs de RED en Premiere Pro CC.

 

Ajustes de Avid para generar Proxy’s a partir de material 4K.

Ajustes de Avid para generar Proxy’s a partir de material 4K. Fuente: Digitalfilms.

 

Cuando se empiezan a multiplicar el número de capas y efectos en un plano, los programas de composición o corrección de color no pueden mostrarlo todo en tiempo real. Es necesario codificar ‘previos’ para poder ver el resultado. Los programas profesionales permiten configurar la calidad de esos ‘previos’, o ‘proxys de resolución’, para que se puedan utilizar como referencia empleando distintos parámetros de calidad y tamaño para que sean fiables desde el punto de vista del color o de la resolución. Cuando sea necesario, se harán los renders en alta calidad para comprobar los resultados reales.

Cuando el sistema tiene una tarjeta de salida 4K para el monitor de cliente y se hace una monitorización de referencia con toda la calidad, aparecen muchas dificultades: los altos flujos de transferencia que se generan son difíciles de manejar.

Nuestra experiencia con DaVinci Resolve, en un PC de nivel intermedio-alto, con una salida 4K Ultra HD dirigida a un proyector 4K, es bastante negativa. Para que DaVinci funcionara con fluidez fue necesario bajar la monitorización a HD. Solamente en momentos puntuales se cambió la monitorización a resolución plena para hacer comprobaciones, pero el día a día de la corrección de color se realizó con monitorización HD.

Con estas estrategias se consigue que la postproducción en 4K no sea tan cara. Aunque no sean procedimientos ideales, hay muchas maneras para permitir que, con un equipo sencillo y una inversión razonable, se pueda abordar la postproducción de un proyecto 4K.